sábado, 8 de agosto de 2015

Conejos y chisteras


Una cosa que he aprendido con los años, es que las expectativas que uno tiene cuando va a ver un espectáculo de magia van en proporción a lo grande que sea el escenario. Por ejemplo, tu vas por la calle y alguien te hace desaparecer la cartera o el reloj y te c_gas en su sombra, pero en cambio vas a un teatro a ver un espectáculo de ilusionismo y lo que quieres es que te engañen como a un chino. Y cuanto más, mejor.

Hace poco fue mi cumpleaños y me regalaron unas entradas para ver a un gran mago. La noche de antes no podía dormir. Magia, trucos, ilusión...! Sabía como iba a entrar, pero no como iba a salir. Uno cree que cuando va a estos sitios lo van a coger fijo de voluntario. A ti, si. Te invade un sentimiento de megalomanía y crees que eres el elegido, el perro pastor, el macho alfa. Estás dispuesto a que te saquen una cobaya de la oreja, te hagan levitar dos palmos del suelo o te cambien el novio por uno más mono. A más de una no le importaría, la verdad.

Pero en realidad, qué es lo que sucede? Los magos están mal asesorados. Se empeñan en adivinar cosas que no sirven para nada, como el animal en que estás pensando, el nombre del pueblo donde estuviste veraneando el año pasado o una carta de la baraja. Vale, eso está muy bien, pero... y qué? Eso ya lo sabia yo antes de pagar los 30 euros de la entrada. Lo que en realidad quiero saber es el número del Gordo de estas Navidades, donde guarda el chocolate mi madre o a que gimnasio va Hugo Silva. Creo que alguien le tendría que aclarar esto a los magos, porque al final estamos perdiendo tiempo y dinero.

Otra cosa que me indigna, es la manera como irrumpen los magos en el escenario. Vale que las bombas de humo, los helicópteros, las bolas de fuego y las piscinas llenas de pirañas están ya muy vistas, pero estar haciendo cola en la puerta y ver como el mago baja de un taxi 5 minutos antes de empezar la función, sudado, vestido de playa y fumando un pitillo, acelera mis ganas de ponerme en contacto con el defensor del pueblo.

Hoy, desde aquí, quería lanzar este mensaje:

Magos del mundo, os amo a todos. Sin vosotros no existiría la ilusión ni el producto desparasitario de conejos. Pese a esta entrada reivindicativa en el blog, os pido de corazón que sigáis ahí moviendo rápido las manos, despistándonos con el vuelo de una paloma o haciéndonos creer que después de un día malo, puede haber uno mejor por el simple hecho de decir en voz flojita y cerrando fuerte los ojos la palabra mágica birlibirloque!

Que nada nos haga estar demasiado tiempo con los pies en el suelo, porque lo que vuela y a veces ya no podemos tocar, es a menudo lo más emocionante.

4 comentarios:

  1. Este tu blog es como la cajita de un mago, de repente se abre y zas! sale la magia de su interior. Ole

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es como un kiosco, siempre encuentras un alma amiga :))

      Eliminar
  2. Quería dejarte unas lineas también de magia que escribí hace poco... creo que lo titularé, "Birlibirloque"

    La única misión que tiene un mago es convencer al mundo, de la verdad de su propia mentira. Hacer bello lo simple. Porque es sólo la ilusión la que nos permite ver la vida con los ojos del alma. Lo invisible es importante precisamente por eso, porque no se ve, porque no lo puedes tocar, porque no lo puedes oler. Las palabras mágicas no son abra kadrabra, son: amor, humor y libertad, y cada vez hay menos magia en el mundo pero más gente que vende ilusiones falsas. "Un gran mago dijo una vez que cuanto más suave es la caricia, más penetra. pero que cuanto más lento es el movimiento, más profundamente llega." La magia es capaz de eso, de hacer realidad lo que resulta lógicamente imposible, porque en el fondo de nuestros corazones queremos que nos engañen, porque ojala todos las mentiras fueran así de dulce, y al final del espectáculo entre los aplausos se oye que la magia siempre tiene explicación. Pero os equivocáis. Y ¿Sabéis porque la magia no tiene truco? Por la misma razón que todos sabemos que sí que lo tiene.

    ResponderEliminar
  3. PD: Siento tu tremenda decepción, deberías intentar ver a "Isaac Jurado" la verdad es que es alucinante, en Sant Boi hay un local donde va varias veces llamado Punt nou.

    PD2: Me alegra ver tu blog funcionando :)

    ResponderEliminar